Comparte Glocal con el mundo

Si se confirman las sospechas, lo tendrán que decidir los jueces, se le cortará la respiración a más de uno. El escándalo de la compra de los respiradores ha estallado en Bolivia y ha llevado a la detención de varias personas, entre las que figura el propio ministro de Salud, Marcelo Navajas, por supuestas irregularidades por la compra de respiradores fabricados en Barcelona con sobrecoste millonario. Entre los detenidos hay además dos consultores del Banco Interamericano de Desarrollo, que financió la operación para afrontar las necesidades de material sanitario ante los efectos de la epidemia de la covid-19.

La presidenta transitoria de Bolivia, Jeanine Áñez, ha anunciado que “Gracias a denuncias en redes y medios iniciamos investigación sobre posible corrupción en compra de los respiradores españoles«. Áñez ha sido tajante al manifestar en su cuenta de twitter: “Pido cárcel y ordeno todo el peso de la ley contra quienes se hubieran llevado un solo peso. Cada centavo de corrupción debe ser devuelto al Estado”.

Los respiradores que salieron de Barcelona con destino a Bolivia tenían un precio de venta al público de 6.600 euros pero se pagaron por cada uno de ellos algo más de 27.000 dólares, esto es más de 4 veces, su precio real. La empresa GPA Innova, ubicada en Barcelona, ha confirmado que se vendieron un total de 170 respiradores, encargados por la empresa vasca IME Consulting, quien finalmente cerraba el acuerdo comercial con las autoridades bolivianas.

La investigación sobre este presunto caso de corrupción sigue abierta, pero por el momento lo que sí que han confirmado desde la empresa fabricante, según ha publicado la agencia EFE, es que el único contacto que tuvieron con Bolivia fue la visita del cónsul boliviano en Barcelona, David Alberto Pareja, quien acudió personalmente a las instalaciones de la compañía en Barcelona para verificar la existencia de estos respiradores que posteriormente fueron trasladados en un vuelo de Boliviana de Aviación.

Por el momento, se ha podido saber que los respiradores fabricados en Barcelona y vendidos a Bolivia son el modelo básico, que es el que sirve para conectar al paciente mientras está sedado pero que no sirven cuando el paciente empieza a despertar.

La empresa GPA Innova, con sede en Barcelona, se dedica a hacer maquinaria para el tratamiento de metales y cuenta con unos 70 trabajadores. Este tipo de respirador, desarrollado con el Hospital Clínic de Barcelona, está aprobado por la agencia del medicamento española, aunque todavía no lleva el sello CE debido a que ese proceso de certificación puede durar un año.

Tras entregar 100 unidades a los hospitales catalanes y una vez que había bajado su demanda en España, la empresa empezó a atender otras peticiones como la que llevó 170 unidades a Bolivia. Ahora serán los jueces quienes traten de esclarecer, en esta compra venta quien infló los precios y en qué bolsillos acabó la diferencia del sobrecoste, podríamos estar hablando de casi 3 millones y medio de euros, los que se pagaron demás. La empresa intermediaria,  IME Consulting, establecida en Bilbao y las autoridades de Bolivia deberán esclarecer ahora si queda justificado el precio final que se pagó por el material, incluyendo software, complementos y transporte.

Mientras que los hospitales de todo el mundo se centran en salvar las vidas de los más afectados por la enfermedad COVID-19, el fabricante de maquinaria, GPAInnova ha desarrollaba un nuevo dispositivo para automatizar los respiradores manuales. El nuevo RESPIRA está diseñado para automatizar resucitadores manuales tipo BVM y AMBU, dándoles soporte y monitorización de forma automática.

El dispositivo RESPIRA, a diferencia de otros prototipos que se están desarrollando, tiene características adicionales como:

  • Permite monitorear de manera personalizada las variables de los pacientes.
  • Puede ser controlado remotamente.
  • Facilita la gestión para el personal del hospital. 
  • El dispositivo es portátil y tiene un diseño robusto.

¿Cómo se creó el respirador automatizado RESPIRA?

Simatic S7-1200 controla el flujo de aire y el panel HMI de Simatic monitoriza parámetros cruciales para ayudar a la respiración humana. Cada dispositivo puede funcionar de forma independiente o en grupos de 16 unidades mediante una conexión inalámbrica junto con un sistema de gestión Simatic WinCC, gracias a los dispositivos Scalance W700.

Las fuentes de alimentación SITOP se utilizan para alimentar todos estos dispositivos de control en el interior. El ventilador también incluye un RCCB SENTRON para la protección y varios componentes ACT SIRIUS. Todos estos componentes de grado industrial de Siemens ofrecen la fiabilidad requerida.

Programa de producción de 1.000 unidades por semana

Tan pronto como la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) aprobó el dispositivo, la producción comenzó. GPAInnova estima que, inicialmente, podrá producir entre 150 y 200 unidades por día, hasta 1.000 unidades por semana y, progresivamente, aumentará la producción hasta 300 unidades diarias. La empresa ofrecerá formación y asistencia a los profesionales de la salud para facilitar su uso en los hospitales que lo requieran.

Por Jesús Abad

Periodista multimedia desde 1996

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Translate »
error

Haz que Glocal sea mayor y mejor. Compártelo

error: Content is protected !!