Comparte Glocal con el mundo

Dentro de una maleta. Así será el viaje a Tanzania que a finales de abril hará una escultura a tamaño natural del Santo cura Brochero. El artista altagracience Julio Incardona ultima los detalles estos días comprobando que cada una de las piezas encajan para que la escultura vuelva a su estado inicial una vez se hayan recorrido los miles de kilómetros que separan Argentina del país africano.

El escultor Julio Incardona nos abre amablemente su taller para explicarnos cómo surge esta iniciativa y nos descubre además otras de las obras en las que ha trabajado hasta el momento.

Por sus manos han pasado los rostros de Mama Antula, Madre Teresa de Calcuta, Juan Pablo II, pero también del general José de San Martín y Manuel Belgrano. Su obra más reciente y quizás la que más quilómetros va a recorrer es la escultura del Santo Cura Brochero.

El sacerdote misionero Diego Cano, que pasa unos días de vacaciones en Argentina, aprovecha las jornadas para atender a familiares y amigos. En su viaje de regreso a Tanzania, sacrificará los quilos de mate que que solía llevar por la escultura desarmada que ha elaborado Julio Incardona.

La imagen más real de Brochero

La escultura que representa al Santo Cura recoge algunos de los detalles más representativos de su vida y obra. La versión que viajará a Tanzania ha sido adaptada por Julio Incardona y por ejemplo se ha sustituido el palo de la mano izquierda por la biblia y ha colocado la cruz en su mano derecha.

Los síntomas que dejó la lepra en su piel también quedan plasmados en la escultura que irá acompañada de dos ponchos que el mismo vistió. Una escultura llena de simbolismo donde el artista nos descubre cómo plasmó su mirada sin ojos.

Julio Incardona, ante la escultura del Cura Brochero en la versión que viajará a Tanzania

San José Gabriel del Rosario Brochero, también conocido como Cura Brochero, fue ordenado sacerdote en 1866. El Papa Francisco le canonizó el 16 de octubre de 2016. La imagen del Cura Brochero a lomos de una mula quedó representada en una escultura realizada por Julio Incardona que según el mismo nos cuenta guarda en su despacho el actual Papa Francisco.

El ‘Serrat’ gaucho

Recorrer el taller de Julio Incardona, aunque sea a través de una vídeo llamada, nos invita a viajar por la historia y por el lugar de inspiración del artista. A partir de una fotografía, sus manos son capaces de moldear, tras horas de trabajo, un rostro tan conocido y querido como el de Joan Manuel Serrat.

El “Nano” del Poble Sec se esconde bajo una tela que nos descubre Julio Incardona advirtiendo que “todavía no está acabado”, pero le agradecemos que nos deje observar cómo es el proceso de modelar el rostro del padre del ‘Mediterráneo”.

Por Jesús Abad

Periodista multimedia desde 1996

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »
error

Haz que Glocal sea mayor y mejor. Compártelo