Comparte Glocal con el mundo

El 20 de enero de 2021, tras un análisis de riesgos, los funcionarios de aduanas e investigadores del aeropuerto de Viena realizaron un control de un viajero que había volado desde Tanzania a Viena a través de la ciudad etíope de Addis Abeba. 

El hombre de 56 años, que estaba a punto de salir de la zona de equipajes, fue interceptado por un funcionario. Como parte del equipaje del viajero, su maleta fue radiografiada; habiendo despertado sospechas, el equipaje fue abierto y sometido a un registro exhaustivo.

Rápidamente se supo que la maleta contenía criaturas vivientes que, aunque habrían estado bien camufladas en un entorno natural, en última instancia no superaron a la máquina de rayos X; los agentes descubrieron varios escondites, como calcetines y cajas de plástico, en los que se habían introducido de contrabando 74 camaleones en peligro de extinción.

Las cajas fueron transportadas inmediatamente al zoológico de Schönbrunn por los investigadores de aduanas, y allí fueron abiertas por expertos en reptiles en el zoológico. De las 74 criaturas, dos ya estaban muertas y evidentemente habían perecido durante el transporte de Tanzania a Austria. 

Las investigaciones revelaron que los animales estaban destinados al mercado checo y se venderían allí. Su valor en el mercado negro habría rondado los 37.000 euros. 

Los camaleones supervivientes fueron examinados y atendidos en el zoológico de Schönbrunn. Estaban formados tanto por animales jóvenes, de apenas una semana, como por camaleones adultos. Según los expertos del zoológico, son originarios de las montañas Usambara, una región de Tanzania que en la actualidad tiene abundantes lluvias y temperaturas frescas. 

Los reptiles ahora se alojan en terrarios que satisfacen sus necesidades específicas, incluidos los altos niveles de humedad del suelo y un ambiente aireado y fresco.

Según el ministro de Finanzas, Gernot Blümel, “la labor vital que realizan las aduanas también ayuda regularmente a poner fin al sufrimiento de los animales y a poner freno a los traficantes de vida silvestre sin escrúpulos. De esta manera, la Administración de Aduanas no solo garantiza la protección de las empresas y los consumidores austriacos, pero hace una contribución indispensable al bienestar animal y también a la preservación de especies en peligro de extinción “.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »
error

Haz que Glocal sea mayor y mejor. Compártelo

error: Content is protected !!