Dicen que las webcams las carga el diablo o al menos eso debe pensar ahora el diputado Juan Emilio Ameri después de haber protagonizado una escena sexual durante la sesión del parlamento argentino que se transmitía en directo con presencia de algunos diputados desde el hemiciclo y una buena mayoría interviniendo de manera virtual a través de Internet.

En un momento de la sesión, cuando en la Cámara de Diputados de Argentina se debatía la renegociación de una deuda de las provincias con el Fondo de Garantía de Sustentabilidad, la señal televisiva mostró claramente como en una de las pantallas estaba el diputado del partido Frente de Todos con una mujer sentada sobre él a quien abrazó, le bajó el escote del vestido y besó sus pechos.

Las redes sociales hicieron el resto. La imagen se extendió como la pólvora por tierra, mar y twitter hasta que el mensaje llegó al teléfono móvil del presidente de la Cámara de Diputados, el peronista Sergio Massa, quien paró la sesión para denunciar lo acontecido. “Hoy hemos vivido una situación que supera las reglas de convivencia y las reglas de normal funcionamiento de esta casa” y acto seguido añadió: “Quiero pedir de manera inmediata la aplicación del artículo 188 del reglamento y disponer la suspensión inmediata del diputado Juan Ameri” ante la atenta mirada del resto de diputados y decidió suspender de manera fulminante a Ameri y crear una comisión para sancionar al político.

Las reacciones han tenido repercusión internacional y su propio partido ha anunciado su expulsión. «Frente de Todos Salta, ante la grave inconducta del diputado nacional Juan Ameri durante el desarrollo de la sesión de la Cámara de Diputados de la Nación en el día de la fecha, resuelve expulsar en forma inmediata e irrevocable al legislador y le solicita su renuncia a la banda de Diputados en representación del Frente por la provincia de Salta».

Perdón por el pezón

Perfil de Juan Emilio Ameri en Twitter

Pocas horas después, el propio diputado Juan Emilio Ameri reconoció que su actitud fue un grave error y en declaraciones a la emisora argentina Radio Con Vos, se disculpó con excusas de mal pagador:

«En casa tengo una señal espantosa (de internet) que va y viene, estaba desconectada la cámara, estaba sin conexión.

Llegó mi pareja y le dije: ¿cómo quedó la prótesis de la operación? Mira está todo bien, ésta bajó más, ésta bajó menos, aquí está la cicatrices. Y le dí un beso en las tetas y eso es todo.

La verdad es que no pasó de eso. Nada, una acagada, no pasó de eso. Sí, es grave.

En el momento en que eso sucede la señal me volvió automáticamente como suele suceder y, nada, se vió en cámara algo que tiene que ver con la intimidad de las personas.

Bueno, es algo grave que haya pasado en medio de una sesión, pero bueno yo estaba completamente desconectado y después me conectó automáticamente el wifi.

No me queda más que pedirles disculpas a los diputados y diputadas, y pedirle disculpas a la sociedad fundamentalmente. No fue algo que uno hace adrede, un accidente producto de las malas conexiones tecnológicas.

Igualmente, es un error mío porque como se me había caído la sesión, me puse a conversar con mi pareja, esto es todo».

El hasta ayer diputado de Frente de Todos, Juan Emilio Ameri, ha presentado en las últimas horas su dimisión en una carta dirigida al presidente de la Cámara de Diputados «para pedir disculpas por mi conducta durante la sesión especial remota del día 24 de septiembre del corriente» y concluye el escrito señalando:

«Consciente de la responsabilidad que mi cargo representa, pongo a disposición mi renuncia como diputado nacional, y seguiré trabajando por mi querida provincia de Salta y para que Argentina se ponga de pie»

QUÉDATE EN CASA

Sobran las palabras, o tal vez no. Lo que está claro es que la actitud de este representante de los ciudadanos merece un castigo ejemplar. Ni los mejores guionistas de una comedia televisiva hubiesen logrado cuotas de pantalla como las obtenidas en las últimas horas en torno a este vídeo con apenas dos personajes y sin diálogo, sólo mostrando un pezón, que ni instagram a osado pixelar.

Se encadenan una serie de casualidades o no. El diputado, haciendo honor al partido al que representaba Frente de Todos, se mostró como le vimos así, frente a todos y el presidente de la Cámara y su propio partido de Salta, le hicieron saltar de manera inmediata de su escaño y de su despacho.

Y si pensamos que no podría haber un giro de guión, nos equivocamos. Lo más paradójico que le puede pasar en esta concatenación de coincidencias, es que el hasta ayer diputado argentino Juan Emilio Ameri, que en su defensa se quejaba de que «en casa la conexión es espantosa», tendrá ahora más tiempo para mejorar su conexión con la red y con la que parece que sí está mejor conectado, después de la operación y podrá tocar lo que quiera o lo que le dejen, pero tenga claro que los ciudadanos no necesitamos representantes como el que hoy llena la memoria de nuestros teléfonos y protagoniza todos los vídeos virales del momento. Y no deja de ser premonitorio que su foto de perfil en twitter le señale el camino que le espera y que en mi modesta opinión es lo mejor que puede hacer, quedarse en casa. (y si tiene tiempo, que parece lo tendrá, estudie algo de cómo conectarse a Internet, que nunca viene mal). Esperemos que de esta manera deje de chupar de la teta del dinero público, de las otras mejor no hablamos. Sepa que al menos quienes escribe estas líneas no acepta sus disculpas por el tro-pezón.

Por Jesús Abad

Periodista multimedia desde 1996

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »
error

Haz que Glocal sea mayor y mejor. Compártelo